El fin de los artesanos de la puja

Año 2029. La tecnología ligada a PPC ha avanzado tanto que la figura del especialista en campañas no existe. Basta con introducir URL y presupuesto en un sencillo panel de control y nuestros objetivos de rentabilidad se disparan a números insospechados hace 10 años.

 

Ya no hace falta estudiar al cliente en profundidad, conocer sus prioridades, el mensaje que quiere dar, su público objetivo o su background en otros medios para definir una estrategia. Un brillante robot se ocupa de todo ello mientras aumentan las ventas a un nivel estratosférico.

 

¿Os imagináis cómo sería nuestra día a día con estos increíbles avances?

 

Año 2019. 10 años antes de esta inquietante realidad me planteo el presente como especialista en campañas y me doy cuenta de que ya vivo en ese mundo, donde muchos afirman contar con esa tecnología que ha transportado a sus clientes al siguiente nivel.

 

Pero entonces yo, que analizo a mis clientes, intento empatizar y optimizo sus campañas día a día, ¿en qué me he convertido? Quizá soy uno de esos últimos artesanos de la puja.

 

Me imagino protagonizando un reportaje sobre vetustos oficios en vías de extinción y me pregunto a su vez ¿Por qué siguen conmigo mis clientes? ¿Por qué extraña razón no se van con el robot?

¿Quizá les esperaría algo mejor en el para mí, lado oscuro? ¿Por qué algunos, tras haberlo conocido, vuelven a mí?

 

Por supuesto, el uso de la tecnología es constante en mi trabajo: herramientas de optimización de pujas, sistemas inteligentes de atribución o incluso las tan útiles herramientas de scoring de audiencias, entre otros, son complementos que ahorran tiempo y mejoran mis resultados como especialista en campañas.

 

Pero a día de hoy yo sigo al mando, y como yo mis compañeros de Shapers Media y de otras tantas agencias, auténticos artesanos de la puja.

 

Apoyémonos en la tecnología pero…

 

¡Larga vida al artesano! Más allá de hoy y de 2029.

 

Por cierto, ¿Sabías que los “shapers” son los artesanos que fabrican con mimo y reparan con destreza las tablas de surf?

 

¿Y tú? ¿Te sientes artesano de la puja?